El FMI mejora la previsión de crecimiento para España

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha mejorado esta semana su previsión de crecimiento para España en 2019, estimando un incremento del PIB del 2,3%, lo que supone una revisión al alza de dos décimas con respecto al pronóstico del pasado mes de enero.

España destaca como el único país de las grandes economías de la eurozona que ha obtenido una mejora de sus perspectivas por parte del FMI para este año, de acuerdo a la actualización del informe ‘Perspectivas Económicas Mundiales’ publicado esta semana.

El crecimiento de Alemania para 2019 se ha revisado una décima a la baja, hasta el 0,7%, mientras que en 2020 será del 1,7%, tres décimas más. Francia se ha mantenido sin cambios, por lo que se prevé que crezca un 1,3% en 2019 y un 1,4% en 2020. Italia incrementará su PIB un 0,1% este año, mientras que el pronóstico para 2020 se ha revisado hasta el 0,8%, una décima menos.

El FMI prevé que el conjunto de la eurozona crecerá un 1,3% este año, sin cambios respecto al pronóstico anterior, y un 1,6% en 2020, una décima más.

El alza estimada para el 2020 se producirá por la recuperación de la demanda externa y la disipación de factores “temporales”, como por ejemplo las protestas en Francia o las nuevas normas de medición de emisiones contaminantes de vehículos, que afectaron a la industria automovilística en Alemania.

La mejora de las perspectivas para la economía de España se basa en un aumento de la inversión en los últimos meses, así como a un menor nivel de importaciones.

El FMI ha explicado que la revisión a la baja para Alemania se debe a una demanda externa menor de lo esperado. En Francia, las medidas fiscales del Ejecutivo apoyarán el crecimiento y compensarán las consecuencias de las protestas callejeras de los ‘chalecos amarillos’. Y, en el caso de Italia, la rebaja para el próximo año se debe a que las perspectivas a nivel fiscal se han mantenido sin cambios con respecto a abril, lo que ha seguido afectando no sólo a la inversión, sino también a la demanda doméstica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *